El despertar de la Mente Neutral

Mente neutral, equilibrio y claridad en las decisiones en tu vida

 

El poder de la mente pareciera ser ilimitado. Cuando tenemos la suficiente motivación y determinación, a través de ella podemos organizarnos y lograr cosas impresionantes, e ir más allá de lo que pensábamos que podíamos lograr. De la misma forma, a través del miedo y la desconfianza, nuestra mente puede producir reacciones de alarma sorprendentes.

Sin embargo, también ofrece la posibilidad de quedar traumados tras ciertos eventos o que perdamos el control ante algún estímulo que nos impacte lo suficiente como para nublar nuestra conciencia temporalmente y perder control de los actos.

Todos estos tipos de eventos son para muchos sorpresivos y, por la falta de comunión entre su mente y su cuerpo, suelen dejarse llevar por ella, por las emociones viscerales y ‘karmas’ o lo que es lo mismo, condicionamientos inconscientes que pasan a dominar la mente con el transcurrir del tiempo, distanciando a la conciencia del alma y el verdadero Ser de cada quien.

Para poder mantener la conciencia en estos momentos y regular nuestras emociones armónicamente, es necesario desarrollar y mantener despierta la mente neutral. Esta mente, según los yoguis, es aquella capaz de concebir la dualidad presente dentro de cada situación y, más allá de lo extremo de la realidad externa, permite mantener el centro y contacto con el alma.

El silencio interior para tomar decisiones conscientes y elevadas, sin que esto signifique bloquear emociones sino todo lo contrario, vivir el contacto con el cuerpo físico para una intuición y empatía emocional más asertivas.

“La meditación no es lo que detiene la mente. Es la entrega de la mente al alma y del alma a la verdad”.

Yogui Bhajan

Las 3 mentes

Las enseñanzas yóguicas comparten que existen primordialmente 3 mentes: mente negativa, mente positiva y mente neutral. En dicho orden se establecen, pues en primer lugar se necesita la mente negativa, encargada de garantizar seguridad, forma y sostén. Luego está la mente positiva, que proyecta ideas y afronta desafíos, aquella que dice ‘si puedo’ y se arriesga. Por último dentro de estas 3, se encuentra la mente neutral, aquella capaz de evaluar los pro y los contras de lo que las dos mentes anteriores ‘dicen’ y capaz entonces de elegir la más apropiada.

El asunto que complica las situaciones nace de la falta de conexión con esa mente neutral en momentos de crisis y emergencias. Cuando emociones fuertes surgen o decisiones importantes enfrentamos, las personas pueden responden de manera automática, con falta de regulación entre las emociones y su self. Sin darse cuenta, dejan de ser conscientes y pasan a parecerse a animales, actuando de manera puramente reactiva.

Algunos podrán pensar que eso siempre es así, que cuando las emociones o momentos cumbre se hacen presente, lo natural es perder la razón de sí mismos y reaccionar. Sin embargo, esto en realidad puede cambiar. El cultivo de la mente neutral, por así llamarlo, no es algo a conseguir o aprender, sino que se encuentra dentro de nuestra capacidad natural, pues responde a la salud y la armonía de ciertos sistemas y componentes de nuestro organismo, dispuestos a servir para una mente despejada y libre.

A nivel fisiológico, el desarrollo de la mente neutral se representa por el equilibrio en la actividad del eje hipófisis-hipotálamo, encargado de regular casi la totalidad del funcionamiento neuroendocrino del organismo, así como la descalcificación y correcta actividad de la glándula pineal, que se ve reflejada en la calidad del sueño, tanto en su profundidad como en lo reparador que éste sea (que al despertar te sientas con energía aún en ayunas. Para visualizar aún más la analogía de esto, tanto el hipotálamo como la hipófisis y la glándula pineal se encuentran en el centro horizontal del cerebro, los directores de la mente y el cuerpo.

La cuarta mente o mente automática inconsciente

Aunque en las filosofías yóguicas hablan de sólo 3 mentes principales, considero conveniente agregar lo que sería la ‘cuarta mente’, que sería la No Mente. Es la ausencia de intermediario mental consciente durante una acción. Esto podría verse rechazado por algunos compañeros de yoga, pero el fin de la práctica misma del yoga y sus afines, así como cualquier actividad donde la disciplina esté involucrada es desarrollar un aprendizaje profundo a nivel conductual, muscular o fisiológico, un hábito en sustitutición de otros que resultan poco beneficiosos.

La gran mayoría de los procesos fisiológicos son totalmente inconscientes y sólo a través de la instauración de la disciplina y costumbres específicas es que es posible modificarlos, ya que algunos de estos hábitos pueden fácilmente llevarnos a la salud o a la peor enfermedad crónica.

La salud de nuestro inconsciente se percibe a través de la salud de nuestro sistema interoceptivo o lo que es lo mismo, el sistema nervioso emocional representado por el nervio vago, encargado de controlar y comunicarnos con nuestros sistemas digestivo, respiratorio y circulatorio, así como nuestra capacidad de disfrutar nuestra sexualidad.

Entonces, lo más humano no es pensar todo lo que hagamos, sino que podamos también ser conscientes de nuestras respuestas automáticas, aunque dejando la ventana abierta a la conciencia por si hay que hacer correcciones o cambios a esas respuestas en momentos peculiares, en vez de estar subyugados a ellas.

puesta-de-sol-y-chicas-7551

La mente neutral según el sexo

Se considera al hombre con mayor capacidad para razonar en momentos críticos o de emergencia, o  a ser más fríos en tales circunstancias. La mujer por su parte canaliza tantas emociones y sensaciones que le es un poco más complicado. En el raja yoga y la meditación se expresa comúnmente lo siguiente: ‘La meditación tiene como propósito despertar la sensibilidad intuitiva en el hombre así como equilibrar la intuición y la emocionalidad de la mujer’, para que así puedan encontrarse a sí mismos en cada momento y tomar decisiones con sensatez.

Para los hombres también existe un propósito adicional: cuando se encuentra como feto en el vientre de su madre. Al activarse la influencia del cromosoma ‘Y’ masculino, se produce lo que se puede llamar el baño de testosterona o masculinización del cerebro. Esta hormona empieza a participar aproximadamente desde el tercer mes de gestación en el desarrollo del feto y en ese proceso inicial, se corre el riesgo de que su influencia perjudique el correcto desarrollo neuro-cerebral del bebé. A este ola de testosterona también suelen llamarla los yoguis ‘baño ácido’. Sin embargo, la madre a través de la meditación y el cultivo de una alimentación y gestación consciente pueden impedir que este proceso sea demasiado profundo.

OJO: este proceso es necesario para que el hombre desarrolle un sistema nervioso acorde a la masculinidad, pero el estrés crónico (que aumenta de por si la testosterona en el adulto, embarazado o no) de hoy en día hace que su efecto sea demasiado fuerte y nazcan niños cada vez más estresados e irritables, y niñas con un desarrollo neurológico igualmente deficiente.

La mente neutral hoy en día

Muchas decisiones que toma una persona o los gustos que esta adopta, pueden estar fuertemente influenciados o destructurados por los medios de comunicación masivos y el marketing, con el grave riesgo de que ni siquiera se den cuenta de tal influencia (consumidores consumidos). Desde lo que comen hasta la persona que elijen como presidente son decisiones que pueden ser programadas, siempre y cuando la persona mantenga apagada la verdadera capacidad de discernir libremente, y los estratos sociales o niveles académicos no siempre son indicadores de libre pensamiento.

Muchos de esos conocimientos para manipular los deseos y decisiones son bastante estudiados y conocidos hoy en día. La ciencia del Neuromarketing confiesa expresamente que la mayoría de las decisiones de compra o voto de las personas no están regidas por la mente fría y racional sino por la resonancia que tiene el mensaje de una publicidad en las emociones, así como la preparación y presentación del producto no como lo que es, sino como identificación proyectiva hecha por el sujeto sobre el mismo, y que este realiza de forma inconsciente (o al menos, mientras más inconscientemente la realice, más fácil será seguir con la manipulación).

Si en algún momento de tu vida logras percatarte de una decisión que tomaste o que actualmente estás tomando y sabes que está perjudicando, dedícate a reflexionar o meditar por unos minutos, sobre las justificaciones de esas decisiones y las creencias que te empujan hacia las mismas. Forzarte de una a cambiarla, en especial si es un hábito que mantienes desde hace mucho tiempo, difícilmente será fructifero. Has de conocerte a ti mismo y comprometerte para impulsar un nuevo cambio real.

Permítete la bendición de cuestionar lo establecido y ver las cosas desde la otra polaridad, no sólo desde tu punto de vista. En todo caso para ello estamos los profesionales de la salud, para que reencuentres tú tus propias herramientas y respuestas para tus problemas y ser más libre, al estar más conectado con tu verdadero ser.

Anuncios

Un comentario en “El despertar de la Mente Neutral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s